Entradas recientes

La fiscalidad de los jugadores en los países de la liquidez compartida

La fiscalidad de los jugadores en los países de la liquidez compartida

El tema de los impuestos que los jugadores de poker han de pagar por sus ganancias en las mesas, tanto online, como en vivo, siempre ha sido considerado como una amenaza.

En España, la Ley del Juego fue publicada en mayo de 2011. En ella, se estableció que los jugadores habían de pagar impuestos por sus ganancias brutas (no netas), es decir, sin tener en cuenta las pérdidas.

Este aspecto, tan negativo como injusto, propició que el inicio del juego online regulado en España fuese muy convulso. La comunidad de jugadores se unió, iniciando una masiva huelga de juego. Entonces, muy pocos estaban dispuestos a arriesgarse a tener que pagar impuestos por los beneficios brutos.

La situación cambió el Día de los Inocentes (qué fecha tan curiosa) de 2012. El gobierno publicó una Ley de Medidas Tributarias, que recogía disposiciones destinadas a contribuir a la consolidación fiscal. Entre ellas, estaba la compensación de pérdidas, es decir, la tributación por beneficios netos.

La buena nueva supuso un punto de inflexión para el juego online en España, ya que los jugadores ganadores hubieron de tributar por ganancias reales, siempre que pudiesen justificar sus pérdidas, a la hora de hacer los cálculos netos (y demostrarlos en caso de necesidad).

La compensación de pérdidas fue un paso adelante, pero en la comunidad siempre existió (y existe) el deseo de tener una regulación que recoja una fiscalidad como la inglesa, en la que los jugadores no tributan por sus ganancias (ya que ya lo hacen por ellos los operadores, que consiguen la aportación de los jugadores por medio del rake).

A día de hoy, la situación en Francia es muy similar a la de España. En teoría, en Francia solo deben pagar impuestos los jugadores de poker profesionales. No obstante, la consideración de “jugador profesional” es bastante ambigua, ya que quien decide si eres o no profesional es la propia Hacienda francesa y esta siempre suele “barrer para casa”. Además, la Hacienda gala tiene una ventaja extra, ya que una sentencia promulgada en marzo de 2017 por la Corte de Apelación de París afirma que “cuando una persona juega regularmente al poker, con la intención de obtener beneficios, tal dedicación debe ser considerada como el resultado de una actividad profesional y sus ganancias deben ser objeto de tributación”. Por tanto, según la justicia gala, los regs son profesionales y deben pagar impuestos por sus beneficios netos.

La citada sentencia causó una gran inquietud en el país vecino, ya que supuso el inicio de una “caza de brujas” entre los principales jugadores franceses, que habían destacado fundamentalmente en el poker en vivo. La persecución dio inicio a una oleada de salidas del país por parte de los jugadores profesionales galos.

En Portugal, la situación es muy distinta. El gobierno luso no cobra impuestos de las ganancias netas de los jugadores de poker. Además, el coste de vida es bajo, en comparación con países como Francia, Italia o España, y la calidad de vida es alta, si se cuenta con ingresos mensuales medios.

El problema de Portugal es la oferta de juego. Online, los residentes allí solo pueden jugar, al menos de momento, en PokerStars. Y únicamente pueden practicar en régimen de liquidez compartida dos modalidades: MTTs y Zoom. No hay ni cash “tradicional”, ni Spins en sus mesas .frespt.

Winamax está haciendo gestiones para poder ofrecer sus servicios en Portugal, pero allí, los trámites son lentos (más que en España) y, de momento, la sala francesa no ha podidio conseguir las licencias oportunas.

Por último, nos queda Italia. El cuarto firmante del Acuerdo de Roma no va a entrar, al menos durante unos años, en la liquidez compartida. El nuevo Gobierno Conte, formado por integrantes del Movimiento 5 Estrellas (populistas) y la Liga Norte (ultraderechistas), ha prohibido la publicidad del juego en su país, lo que ha causado un auténtico terremoto en el sector del juego legal. Las salas se están planteando demandar al Estado ante los tribunales italianos y europeos, y si no cambia la situación, es muy probable que acaben cerrando y largándose echando pestes del “traidor” gobierno del país de la “Bota”. En esa situación, nadie habla ni de liquidez compartida, ni de fiscalidad. El poker online en Italia camina hacia su destrucción, por lo que los regs ya se están planteando su inminente salida del país. Los destinos preferidos son los países cercanos que les permiten jugar en plataformas .com y que les ofrecen una buena calidad de vida (como Malta o Croacia, por ejemplo). No obstante, tal como hemos podido leer en los medios italianos, Portugal también les parece un destino atractivo a los jugadores que prefieren tener su actividad completamente legalizada.

En España necesitamos una revisión de la fiscalidad aplicable a los jugadores. D. Juan Espinosa, Director General de Ordenación del Juego, llegó hace tiempo a comentar que el objetivo a largo plazo era evolucionar al modelo inglés desde el de la liquidez compartida. Ojalá sea cierto. El galardonado con el título de “mejor regulador europeo” siempre ha cumplido con su palabra. Ahora le toca dar el siguiente paso.



Este sitio web utiliza cookies. Si continúa la navegación estará aceptando nuestra política de cookies Más info.

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close