Entradas recientes

La regulación holandesa: tributación para operadores pero no para jugadores

El Senado de los Países Bajos

La regulación holandesa: tributación para operadores pero no para jugadores

La regulación del juego online también va a llegar a los Países Bajos.

En julio de 2016, el Parlamento holandés aprobó el proyecto de ley del juego, la Remote Gambling Bill. En él se establecía que los operadores tendrían que pagar en concepto de impuestos un 29% de sus ingresos brutos.

Su puesta en marcha quedó pendiente de su aprobación en el Senado, que entonces se esperaba para finales de ese mismo año 2016 o principios de 2017.

Mientras tanto, la Belastingdienst (Hacienda) inició los trámites para exigir ese mismo porcentaje a los jugadores de poker online. Fue una auténtica caza de brujas. Cientos de jugadores residentes en los Países Bajos fueron llamados a pasar por caja. En algunos casos, los requerimientos eran superiores al medio millón de euros.

Algunos jugadores tuvieron que retratarse; otros prefirieron unirse y acudir a los tribunales.

La aprobación del proyecto de ley en el Senado se retrasó y quedó en una especie de limbo.

Contra pronóstico, llegó antes la resolución de la causa judicial que la revisión en la Cámara Alta. El 31 de diciembre de 2018, el juzgado de apelación de Den Bosch emitió una sentencia favorable a los jugadores. El magistrado decidió que la Belastingdienst no tenía derecho alguno para cobrar impuestos a los residentes en los Países Bajos por las ganancias logradas en PokerStars.eu; y, aún más, dictaminó que la Hacienda holandesa había de devolver los millones de euros ya cobrados a los jugadores.

La espera política finalizó el 19 de febrero, ya que entonces, el Senado holandés aprobó la Remote Gaming Act, allanando el camino hacia la inminente regulación del juego online en dicho país. La regulación puesta en vigor quedó pendiente de la publicación de un Real Decreto.

Aunque los plazos son difíciles de prever, se espera que las licencias sean entregadas a mediados de 2020. Los operadores habrán de pagar un 29% de su gross revenue en concepto de impuestos. Los jugadores, en cambio, no tendrán que tributar.



Este sitio web utiliza cookies. Si continúa la navegación estará aceptando nuestra política de cookies Más info.

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close