Entradas recientes

Mis orígenes

Ugo

Mis orígenes

“¿Qué hago aquí?” La típica frase que nos plantea en multitud de películas y series el personaje de turno cuando aparece en un lugar diferente al habitual. Al ser este mi primer artículo en el blog, me parecía apropiado comenzar con esa pregunta. Y por eso, lo mejor será presentarme y explicar las razones por las que he acabado en esta escuela.

Me llamo Ugo, aunque muchos me conoceréis como Argos o Argos86. Y sí, habéis leído bien, Ugo sin H. No es una manía mía sino una decisión que tomaron mis padres. Me he pasado la vida corrigiendo a la gente sobre mi nombre.

Tengo 33 años y llevo en el póker MUCHO más de lo que pensáis. Yo he visto cosas que vosotros no creeríais. Atacar naves en llamas más allá de Orión… Ah, perdonad, esto no va aquí.

No sé el año exacto pero ya hace más de 10 años que empecé en esto del póker. Me fascinaba ver los resúmenes de mesas finales comentadas por el mítico Juan Manuel Pastor y soñaba con estar algún día en esos grandes torneos. Entonces me dije a mí mismo: ¿Y por qué no?

Entré en una famosa web de aprendizaje sobre póker hace más de 10 años… y simplemente escribí en una libreta azul (que aún conservo) unas tablas muy nits, muy de jugador roca. Estoy seguro que muchos jugadores me etiquetaban de MEGANIT o de roca inmensa. Yo era el Peñón de Gibraltar de las salas. No sabía nada más sobre póker, sólo seguía esas tablas al pie de la letra. Si tenía una mano MUY MUY BUENA, abría la mano y poco más. Ese era el resumen de mi estrategia. ¿Y sabéis qué pasó? Pues que gané un torneo decente. Ya ni recuerdo el premio pero era antes del mercado regulado… y el torneo era de 1€ o 2€ como mucho. En ese momento me sentí Negreanu o Phil Ivey. Pensaba que en un par de años estaría jugando contra ellos cara a cara porque claro, había ganado un torneo de 1€. Era un maldito genio del póker.

Fijaos si era novato que me creí tanto que era bueno por ganar un torneo de 1€ que hasta dejé mi casa para irme a casa de mis abuelos porque mi padre no creía en esto del póker. Todo por ganar un torneo de 1€. Juventud alocada…

El caso es que pasó lo “inesperado” y duré un par de meses en casa de mis abuelos. No ganaba dinero en el póker. Era un perdedor… y a pesar de perder, seguía pensando que ya llegaría mi momento. Así estuve muchos años. No quería estudiar nada más porque pensaba que mi libreta azul mágica de meganit me iba a llevar al estrellato… y al final acabé estrellado. Perdí prácticamente todo el dinero que tenía en la sala y dejé el póker.

Con los años, seguía todas las noticias sobre póker pero como espectador. Vi todo el tema de la regulación desde la barrera y también vi como muchos jugadores se iban fuera del país. Al mismo tiempo me iba embarcando en proyectos de todo tipo y en minitrabajos que no acababan del todo bien. En resumen, que mi vida no ha parado de dar tumbos de un lado a otro… hasta que llegó 2018.

¿Y qué pasó en 2018? Que la regulación del póker abrió su mercado a Francia y a Portugal… y a mí me entraron ganas de volver a jugar. Por entonces, era fotógrafo comercial y había ahorrado algo de dinero. Seguía leyendo noticias de póker diariamente con multitud de españoles triunfando tanto en España como fuera de ella. Yo quería ser como ellos… ¡y aún tenía mi libreta azul! Os vais a sorprender otra vez pero no gané gran cosa los primeros meses del año. De hecho, no paraba de perder. A ver si la libreta azul no servía de nada…

Miré mi cuenta del banco a finales de marzo de 2018 y pensé: “Con esto puedo vivir un tiempo pero tampoco demasiado”… y ahí es cuando hice el giro radical a mi mentalidad. Valoré todo lo conseguido en el póker en los últimos 10 años y me dije a mí mismo: “ERES UN MAL JUGADOR”. Porque esa era la realidad, ese era el punto de partida para empezar de cero, esa era la casilla de inicio. Asumí por primera vez en mi vida que era un jugador recreacional sin futuro alguno y que lo que necesitaba era estudiar y tomarme en serio esto del póker. ¿Qué hice? Me puse a buscar escuelas de póker, quería pertenecer a un grupo de estudio, quería aprender todo desde cero, quería empezar desde la nada.

Y así descubrí Coaching4dGlory. Solicité una entrevista y les ofrecí lo único que tenía en ese momento. ¿Qué era? TRABAJO Y AMBICIÓN. Sorprendentemente me aceptaron a pesar de tener un nivel de conocimientos bajísimo y ahí empezó mi carrera profesional como jugador de póker.

Y hasta aquí la historia de mis orígenes. En pocas semanas os relataré más sobre mis andanzas como jugador de póker…



Este sitio web utiliza cookies. Si continúa la navegación estará aceptando nuestra política de cookies Más info.

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close