Lo que no se ve en un jugador de póker

Ugo

Lo que no se ve en un jugador de póker

0 Comments

Antes de empezar, os aviso de que voy a hablar desde mi experiencia personal. No todos tienen que ser como yo, por supuesto…
La idea de este post es explicar esos detalles de jugador de póker que apenas se tiene en cuenta a la hora de hablar de este juego. Claro, lo fácil es ver los pinchazos de la gente o las estrategias a seguir. ¿Quién va a hablar de comida o de cansancio pudiendo decir “eh, mirad, me he pinchado el Big 20€”? Pero, amigos, el póker es mucho más que estrategia y ganancias. El póker hace que tu vida cambie por completo si quieres dedicarte a ello. Bueno, ¿empezamos ya con el artículo? ¡Vamos a ello!
El cansancio mental
Este punto era impensable hace año y medio. Empecé en la escuela con una energía tremenda y nunca me había sentido cansado mentalmente. De hecho, era un todoterreno mental, pero uno de esos que son capaces de atravesar ríos profundos. En mis primeros meses hacía dobles sesiones diarias porque me sentía Superman pero sin kriptonita. Tenía pequeños descansos para comer y había días que ni eso. Un sandwitchito rápido y a volver a la faena.
¿Y qué ha pasado? Que con el paso de los meses he ido aumentando las mesas, las tablas, las exigencias, la profundidad de la estrategia y los análisis de cada mano. El trabajo ahora es mucho más complejo y esto me está pesando últimamente. Hago más volumen que en los primeros meses gracias al aumento de las mesas pero también hago menos horas porque no soy capaz mentalmente. No aguanto 3 sesiones largas diarias seguidas. Quizás mejore la resistencia con el tiempo pero a día de hoy la cosa está así.
¿Un consejo personal? Básicamente, disfrutar al máximo de algún día libre a la semana y tener sesiones de media jornada cada 3 días aproximadamente. Estas dos formas hacen que esté más fresco mentalmente…, aunque también es cierto que, como me gusta mucho el póker, hay veces que no cumplo con los descansos y luego me llevo chascos por no estar al 100%.
Dormir bien
¿Quién duerme bien en el póker? ¿Nadie levanta la mano? Sí, este es uno de los problemas más comunes en este mundo. A mí aún me sigue costando pero he hecho algunos avances. Y es que dormir bien si eres jugador de póker es casi una utopía. Trasnochas mucho, pero de forma irregular. Hay días que te quedas más tarde despierto y otros que te eliminan enseguida y te acuestas antes. ¿Qué pasa? Que las horas de sueño que tenemos son muy irregulares. Yo he tenido días en que he dormido 4 horas…, y otros en los que he dormido más del doble. Y ambas situaciones en menos de una semana.
Lo que tengo clarísimo es que si duermo bien, me encuentro mejor. Por eso, lo que estoy intentando es dormir una cantidad de horas parecida. Como no puedo elegir cuándo terminar una sesión, lo que hago es tratar de elegir cuántas horas duermo. Cuando cumplo con esto, me siento genial en las sesiones… pero cuando no lo cumplo, siento que me ha atropellado un tren. Mi media, ahora mismo, son las 6/7 horas de sueño que, según he leído, no está mal. Mi consejo es que intentéis hacer lo mismo. Ya sabéis, a colocar alarmas todo el mundo.
Si duermes menos de 6 horas diariamente, aumentan muchísimo las posibilidades de tener problemas cardiovasculares cuando superas los 40 años y tu esperanza de vida se reduce en casi 10 años. ¿Qué? ¿Ya estáis más motivados para dormir más?
La comida
Una pizza al horno o microondas y arreglado, ¿no? Sí, eso es lo sencillo, pero a mí no me vale. ¿Por qué? Porque he descubierto que la comida es clave para rendir mejor… y la comida preparada o pesada me destroza los inicios de sesión. Resulta que si como mucho o como muy mal, siento somnolencia o pesadez… y me echo minisiestas en las sesiones. Esto es una confesión personal que, por suerte, ya no me pasa pero SÍ, me he medio dormido alguna vez y mis rivales habrán visto que tardaba mucho en pensar. Me imagino al villano diciendo: “Madre mía, lo que está tardando en moverse este tío. Seguro que tiene un cañón y está haciendo el numerito”.
En definitiva, COMIDA LIGERA. Una ensalada, verdura, arroz o cosas por el estilo y, sobre todo, no comer muchísimo. Y tras la comida, necesito una hora y pico de digestión para no empezar recién comido las sesiones.
La disponibilidad temporal
“Hoy me pasaré por tu casa. ¿Estarás disponible?” La respuesta casi siempre es no. Si eres jugador de torneos me entenderás perfectamente. Si quieres planificar algo, tienes que hacerlo el día anterior, ya que cuando empiezas una sesión, ya sabes que se va a alargar. He tenido días en que he querido “acortar” la sesión tratando de apuntarme a menos torneos… y aún así he acabado tardísimo. Ser jugador de póker hace que tengas que planificar todo con bastante tiempo de antelación. Por eso, es complejo dedicarse a esto y tratar de tener una vida social “normal”. Este es sin duda uno de los puntos más negativos del póker, uno de los que más me han pesado… y eso que soy bastante antisocial. No me quiero ni imaginar a la gente que suele salir mucho y que se quiere dedicar a esto del póker. El giro que puede dar tu vida es tremendo. También debo decir que acabas acostumbrándote a ser un ermitaño y vivir en una cueva tan poco es tan malo. (?)
La importancia de la desconexión
Hace año y pico quería estar TODO el día haciendo algo relacionado con el póker. Si no estaba estudiando, en clase o jugando, tenía que estar viendo algún vídeo o leyendo artículos sobre ello. Me encanta el póker y quería que toda mi vida girase en torno a este deporte mental.
¿Y qué ha pasado? Sigo disfrutando mucho del póker y soy una persona que además de jugar, estudia mucho. No me pierdo prácticamente ninguna clase porque tengo la necesidad de acudir siempre a ellas para seguir mejorando. Lo que pasa es que he descubierto que desconectar totalmente del póker en ratos libres me funciona muy bien. Es decir, que me siento más fresco cuando hago sesiones largas si antes de eso he estado haciendo otras cosas totalmente diferentes a este mundillo. A esto hay que añadirle el tema de las malas rachas. Sí, todos pasamos por malas rachas y una de las mejores formas de llevarlas es evitar pensar en ellas. ¿Cómo se evita? Pues DESCONECTANDO.
Por eso recomiendo totalmente tener horas de absoluta desconexión. Ver series, ir al cine, salir con amigos/pareja o simplemente escuchar música me ha ayudado muchísimo a llevar mejor las malas rachas y, sobre todo, a no agobiarme con este juego. Aunque el póker es genial, la vida es mucho más que eso y tenemos un tiempo limitado para aprovecharla.
Y hasta aquí mis cambios principales del último año. Como siempre digo, poco se habla de la dureza que supone el póker. Llevo muy poco tiempo como reg y ya he visto a gente que “se ha bajado del carro” para dedicarse a otra cosa. Sinceramente les entiendo, pero yo veo impensable dejarlo.

En el próximo artículo os hablaré de LO QUE ME GUSTA del póker. No todo va a ser negativo y duro, ¿no?

No Comments

Post A Comment

*

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa la navegación estará aceptando nuestra política de cookies Más info.

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close